La narración fluida y elocuente de Samira Ahmed te envuelve en una película que bien podría ser cierta, teniendo en cuenta las medidas que se están tomando en el mundo hacia determinados sectores de población. La Historia nos persigue y los humanos somos el único animal capaz de tropezar con la misma piedra infinidad de veces, cometiendo así, una y otra vez, los mismos errores: perseguir, odiar lo que no comprendemos o lo que se aleja de lo que consideramos “nuestra cultura dominante”, todo motivado por el miedo, por el desconocimiento…

Asusta la credibilidad de Internamiento y nos insta a revisar nuestros prejuicios hacia los demás, pues lo primero que hay que tener presente es que todos somos personas.

Layla y su familia han cometido el error de ser fieles a sus creencias y confirmar ante las autoridades que son musulmanes. Esto hace que les incluyan en un registro que dará lugar a la lista de personas que acabarán en un campo de internamiento. Así, sin más, por el simple hecho de no rechazar su cultura y sus creencias.

¿La causa? La elección de un presidente fascista que hace creer a la ciudadanía que ser musulmán es igual a ser terrorista. Pero Layla, junto a otros jóvenes del campo de concentración encontrarán la valentía y la esperanza para resistir y luchar.

Una lectura imprescindible que desde ya forma parte de nuestro fondo de novela juvenil. Una autora que promete, Samira Ahmed es una voz que hay que seguir leyendo porque sus historias no dejarán indiferente. Yo, personalmente, me quedo con las ganas de leer su primera novela Love, Hate and Other  Filters.

Internamiento está disponible tanto en la librería como en la tienda online.