El taller de “Creación de historias”, que ya empieza a ser un clásico entre nuestras actividades, es una actividad que permite a los niños conocer las partes de un libro y gracias al trabajo en grupo construir su propia historia. A partir de lo que nos dicen los dados desarrollan un cuento al que ponen título, le hacen la portada y las ilustraciones interiores, para al final llevarse cada uno su historia con su ilustración.

Esto es lo que se inventaron la otra tarde Raúl, Macos, Laia, Diego, Gonzalo, Sara, Diego, Carla, Carmen y Victoria.

“El cuento de la imaginación”

Lucía fue un día al colegio y el profesor le mandó hacer lo que más le gustaba: ¡salir a la pizarra! Pero entonces, se oyó un ruido muy fuerte, un caballero entró con su caballo en la clase, rompió la pizarra y se llevó a Lucía a una cueva en la que había un dragón.

Con lo que no contaron ni el dragón ni el caballera fue con que apareciera el mejor amigo de Lucía, ¡un dinosaurio terodáctilo! que rescató a la niña y se la llevó volando de la cueva.

Sin embargo, la mala suerte perseguía a Lucía pues una ráfaga de viento hizo que se cayera del lomo de su amigo y se sumergiera en las aguas del mar. A lo lejos vio una isla hacia la que nadó lo más rápido que pudo y al llegar… menuda decepción ¡era una isla desierta! Sólo había una palmera. Lucía se puso muy triste y entonces… ¡Sonó el despertador! Todo había sido un sueño 🙂