Después de la gran acogida que tuvo la apertura de nuestra librería el jueves pasado, no pudimos esperar más y el sábado tuvimos nuestra primera sesión de cuentos que se repetirá todos los sábados a las 12.00 horas. Un ratito para que nuestros peques lectores disfruten y descubran nuevas historias y aventuras.

Como no podía ser de otra forma, contamos la historia de Turuletras, nuestro elefante que estornuda letras y que es el buque insignia de nuestro espacio lector. Porque las letras son las madre de las palabras, gracias a las cuales nos comunicamos y podemos escribir y leer historias. Por eso, en Turuletras creemos en el poder de las letras y comenzamos nuestra sesión de cuentos con Abezoo, un abecedario de animales con el que descubrir las letras y la poesía. En esta ocasión la letra elegida fue la E de elefante, porque todos los cuentos del sábado giraron en torno a este simpático animal. ¿Queréis saber cuáles fueron?


Un elefante se balanceaba, un cuento de cartón que no pasa desapercibido porque hace honor a la canción que le da título pero… ¿qué pasaría si la araña dueña de la tela se enfadara y la cortara? ¡Pues tendréis que leer el libro para descubrirlo! Es un cuento de cartón ideal para los más pequeños que ya lo identifican con la canción, aunque hay que decir que el sábado los mayores también se animaron a cantarla 🙂
Elmer es un clásico, ¿quién no conoce al elefante de colores que descubre lo fantástico que es ser diferente?  Una historia muy popular que nuestros niños me ayudaron a contar. Y para sus fans incondicionales recordaros que ahora nos llega con muchas y diferentes aventuras.

Felipe tiene gripe es un libro que personalmente me encanta y consigue hacer reír a todos los peques que se acercan a él. Felipe es un elefante resfriado al que cuando estornuda no le salen letras de la trompa pero sí que consigue que se mueva todo lo que hay a su alrededor. Su abuela para que se ponga bueno le dice que se  tome la medicina, pero Felipe no quiere y antes pone en práctica todas las ideas peregrinas que le sugieren sus amigos con resultado fallido, obviamente. Así que al final tiene que ceder y tomarse la medicina que le sugiere su abuela. Un cuento divertidísimo con el que los niños se rieron un montón.

Si queréis que alguno de estos libros pase de nuestras estanterías a las  vuestras sólo tenéis que pasaros por la librería o escribirnos a libreria@turuletras.com

El sábado disfrutaremos de nuevo de nuestro ratito de cuentos a las 12.00 horas. Os esperamos para descubrir nuevas aventuras.